Radio online

fondo radio

 

Diario de Sevilla se hace eco de la situación de Radiópolis

AntonioSmash"Una iniciativa ciudadana que necesita la colaboración de sus vecinos. Este curioso paradigma es el que se ha hecho realidad, por desgracia, para la conocida emisora popular Radiópolis. Ante las dificultades económicas que está sufriendo la radio, ésta ha organizado para mañana un evento musical destinado a recaudar fondos, el Festival Radiópolis In the Park". Así comienza su artículo Diario de Sevilla, donde explica la problemática que vive Radiópolis y convoca a los sevillanos al Festival Radiópolis in the Park, que se celebrará mañana en el Parque del Alamillo. 

Leer el artículo completo: Diario de Sevilla

I festival de Radiopolis en el parque del Alamillo 26m12.

radiopolis - I festival 2012 05 26 - cartel 720x960x72dpi

Radiopolis, la radio de los ciudadanos se lanza a la preparación de un festival de música en el Parque del Alamillo, con grupos locales.

Ánimate, y no faltes a esta cita que sirve de apoyo a nuestra radio.

Desde la Atalaya de Radiópolis

marzo

Leer más:Desde la Atalaya de Radiópolis

El asesino tiene miedo

El asesino tiene miedo

 

Salvatore Mancuso fue jefe político y militar de las temibles bandas paramilitares de Colombia. Ordenó asesinar, masacrar, desaparecer, torturar. Miles de hombres y mujeres murieron ante una orden suya. Se apropió de las tierras de los campesinos a quienes amenazó, expulsó o asesinó. Dedicó esas tierras para el narcotráfico o facilitó la llegada a ganaderos, latifundistas o a grandes empresarios de la palma africana. Las tierras nunca más volverían a producir alimentos. Nunca tuvo piedad ni compasión. La oligarquía colombiana lo convirtió en su líder. Las mayorías uribistas lo llevaron al propio Congreso de la Republica donde intervino ante el parlamento en pleno. Antes, el mismo, su dinero y sus armas habían ayudado a que por lo menos la mitad de esos parlamentarios llegaran a ser parlamentarios.

 

Hoy Mancuso está en una celda de los Estados Unidos bajo la acusación de narcotráfico. Ha confesado parte de sus crímenes y ha señalado a algunos de sus cómplices. Pero tiene miedo de contar toda la verdad. Una verdad que salpica a gente muy poderosa en Colombia. A políticos, industriales, ganaderos y militares. Una verdad que señala a una persona en particular. Especialmente. Una persona que está detrás de toda la historia criminal del paramilitarismo. El país lo sabe. Todos lo sabemos. Sabemos que él es quien está detrás de todo. Pero falta la prueba reina. Faltan los testimonios determinantes. Como el testimonio de Mancuso.

 

Esa persona es Álvaro Uribe Vélez. Varios paramilitares han contado pedacitos de verdades relacionando a Uribe con asesinatos. Mancuso también lo acaba de hacer. Pero tiene miedo. Tiene miedo de que asesinen a sus familiares como ya han hecho con los familiares de muchos paramilitares. Mancuso ha dicho que siendo paramilitar se reunió con Uribe. Pero inmediatamente dijo que no podía dar más detalles porque tenía miedo. Quizás el mismo miedo que en algún momento debió sentir Pedro Moreno antes de morir en un extraño accidente en su avioneta. Moreno era el lugarteniente, la sombra de Uribe cuando este era gobernador en Antioquia. Y Pedro Moreno sabía mucho. Por eso tenía miedo. Y quizás por eso murió en un extraño accidente de avioneta.

 

 

 

 

“PIDO CASTIGO” de Pablo Neruda

                       

"Ellos aquí trajeron los fusiles repletos de pólvora, ellos mandaron el acerbo exterminio. Ellos aquí encontraron un pueblo que cantaba, un pueblo por deber y por amor reunido, y la delgada niña cayo con su bandera; y el joven sonriente rodo a su lado herido, y en el estupor del pueblo vio caer a los muertos con furia y con dolor. Entonces en el sitio donde cayeron asesinados

bajaron las banderas a empaparse de sangre, para alzarse de nuevo frente a los asesinos.

 

Por estos muertos, nuestros muertos".

"Pido castigo,

para los que de sangre salpicaron la patria.

Pido castigo,

para el verdugo que mando esta muerte".

Pido castigo,

para el traidor que ascendió sobre el crimen.

Pido castigo,

para el que dio la orden de agonía.

Pido castigo,

para los que defendieron este crimen.

Pido castigo,

no que me den la mano empapada con nuestra sangre.

Pido castigo,

no los quiero de embajadores,

tampoco en sus casas tranquilos,

los quiero ver juzgados,

en esta plaza,

en este sitio…

quiero castigo!

 

 

 

 

 

 

N-1 Facebook Google plus Twitter Boton RSS

 Radiopolis

 

democracynow

radio vallekas

urcm

remc

amarc-tourne

ptosparticipativos

 

hackandalus-logo

Acceso




Todos los derechos reservados, radiopolis.org, Diseño por Animationbull.

Licencia Creative Commons

Este obra está bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.